Datos personales, datos públicos o datos sensibles en materia de protección de datos

La terminología utilizada para referirse a los datos personales varía según el área de trabajo, ámbito de aplicación y la esfera de privacidad de los mismos. Esto unido al hecho, de que se usan como sinónimos términos que no lo son, desde un punto de vista jurídico, añade más confusión a la materia.

En este artículo trataremos de ayudar a aclarar algunos conceptos que pueden ser útiles para entender la protección de datos personales, empezando con los contemplados en el nuevo Reglamento en materia de protección de datos.

Datos personales es toda información sobre una persona física identificada o identificable (“el interesado”), cuya identidad pueda determinarse, directa o indirectamente, mediante un identificador (nombre, número de identificación, localización).

Ejemplos de tratamientos de datos personales sería recabar los nombres o IP de las personas que accedieron a tu página web o recoger información de los usuarios que te permitiría posteriormente identificarlos.

El Reglamento en materia de protección de datos también regula específicamente las categorías especiales de datos en su artículo 9, los también conocidos como datos especialmente sensibles que son  datos personales que revelan:

el origen étnico o racial
– las opiniones políticas
– las convicciones religiosas o filosóficas
– la afiliación sindical
– los datos genéticos
– los datos biométricos dirigidos a identificar de manera unívoca a una persona física
– los datos relativos a la salud
– los datos relativos a la vida sexual u orientación sexual de una persona física

Atendiendo a la esfera de privacidad de los datos y a la subjetividad de cada persona podemos distinguir entre los siguientes tipos de datos:

datos

  •  datos íntimos

Enmarcamos aquí los datos que preferimos dejar en una esfera interna, datos que no acostumbramos a divulgar y que sólo interesan a su titular.

El tipo de datos que encajarían bajo esta nominación depende, como ya hemos señalado previamente, de la percepción personal de cada uno.

En general encuadraríamos aquí por ejemplo los datos relativos a la salud, sexualidad o situación económica de una persona.

  • datos privados

Dentro de esta categoría, entrarán aquellos datos que no consideramos íntimos pero tampoco públicos y tenemos cierta reserva a revelarlos. No tienen las implicaciones de los datos íntimos pero tampoco queremos que se hagan públicos.

Como ejemplo podemos mencionar determinados rasgos de la personalidad, ciertas operaciones comerciales o el historial de navegación.

  • datos semipúblicos

Se consideran datos semipúblicos aquéllos que en determinados casos, aceptamos que se hagan públicos con nuestro consentimiento o incluso en algunos casos sin que éste exista. Se trata de datos cuyo conocimiento o divulgación puede interesar no sólo a su titular, sino a un grupo de personas o a la sociedad en general.

Ejemplos de esta tipología podría ser el nivel de formación que normalmente revelaremos en nuestro currículum al equipo de recursos humanos de la empresa a la que nos dirijamos, datos financieros que podremos facilitar a la hora de pedir un préstamo o nuestra geolocalización en determinados casos.

  • datos públicos

Se trataría de los datos que no nos importa que se conozcan e incluso en algunos casos los habremos publicado nosotros a través de una publicación oficial o no oficial. Son aquellos datos fácilmente localizables en internet o en otros medios de acceso público y en principio su recolección y tratamiento no requiere de consentimiento expreso por parte del interesado.

Ejemplo de este tipo de datos serían los datos relativos al estado civil, email o dirección postal.

En este caso si queremos utilizar estos datos sin haber obtenido el consentimiento expreso del interesado deberíamos acudir al interés legítimo que haría que nuestro tratamiento fuese lícito.

Como ya hemos explicado en otros artículos, el concepto de interés legítimo ha ido evolucionando a lo largo de los años y a día de hoy existen discrepancias respecto a su definición.

La distinción entre datos íntimos, privados, semipúblicos y públicos depende en gran medida de la sensibilidad de las personas y su actitud frente a la publicación de datos. No existe un límite exacto entre ellos que nos indique dónde empieza y dónde acaba cada uno.

Hay personas más sensibles que no desean que sus rasgos personales o aficiones se hagan públicas, mientras que hay otras que no dudan en publicar datos que otras personas considerarían íntimos.

Cada persona es libre para manejar su información personal y prestar su consentimiento para el tipo de datos que considere oportuno.

La distinción entre datos íntimos, privados, semipúblicos y públicos depende en gran medida de la sensibilidad de las personas y su actitud frente a la publicación de datos.

Artículos relacionados:

¿Cómo afecta el nuevo RGPD al consentimiento en el tratamiento de datos personales?

Principios básicos en la protección de datos

 

Un comentario sobre “Datos personales, datos públicos o datos sensibles en materia de protección de datos

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: