Las coordenadas GPS y la protección de datos personales

En la sociedad actual la información es un recurso fundamental para la toma de decisiones. En este contexto de grandes avances tecnológicos y amplia difusión de dispositivos móviles inteligentes, se está desarrollando una nueva categoría de servicios basados en la localización: la información geográfica.

Esta información geográfica puede llegar a jugar un papel importante en nuestra sociedad, pero hay que prestar atención, ya que, en ocasiones, puede hacer referencia a información especialmente sensible.

Pensemos por ejemplo que la geolocalización nos permita situar a una persona concreta en una iglesia, mezquita o sinagoga, podría revelar datos relativos a las creencias religiosas de esta persona o la asistencia frecuente a un hospital puede dar indicaciones del estado de salud de esa persona.

El tratamiento, uso y explotación de la geolocalización puede ofrecer múltiples beneficios, siempre que se respeten los derechos de privacidad de las personas y la protección de sus datos personales.

En este sentido, el nuevo Reglamento en materia de protección de datos (RGPD o GDPR por sus siglas en inglés), en su artículo 4, cataloga claramente los datos de localización como datos personales, por lo tanto, no hay duda que serán de aplicación los principios, obligaciones y derechos recogidos en esta normativa comunitaria.

En general, tenemos que tener en cuenta, que el valor de la información aumenta cuando está ligada a este componente geográfico, ya que permite a los proveedores de servicios de geolocalización disponer de una perspectiva detallada de los hábitos y pautas del propietario de estos dispositivos y establecer perfiles exhaustivos.

Teniendo en cuenta esto, recomendamos considerar la evaluación de los riesgos para la intimidad de las personas físicas, que el propio RGPD contempla, ya que esta evaluación será probablemente necesaria en este tipo de operaciones en los que se traten datos de geolocalización.

A continuación, analizaremos las principales infraestructuras destinadas a prestar servicios de geolocalización.

web-3120321_1280El Grupo de trabajo del artículo 29 se centra en su Dictamen 13/2011 en tres fundamentales:

1. tecnología GPS

Esta tecnología (sistema de posicionamiento global por satélite, GPS en sus siglas en inglés) ofrece un posicionamiento exacto, de entre 4 y 15 metros, y sus principales desventajas son que su arranque es relativamente lento y que presenta problemas en lugares cerrados.

En la práctica, esta tecnología GPS, se combina a menudo con datos de estaciones de base o puntos de acceso WiFi cartografiados.

2. puntos de acceso WiFi – número de identificación único

La identificación única de cada punto de acceso WiFi es a través de su “dirección MAC”. La dirección MAC es un identificador único asignado a una interfaz de red y normalmente registrada en componentes como microprocesadores de memoria o tarjetas de red en ordenadores, teléfonos, ordenadores portátiles o puntos de acceso

Por lo que respecta a la esta tecnología, sus principales ventajas son que ofrece una localización rápida y cada vez más precisa basada en mediciones continuas, mientras que entre sus principales desventajas se destacan los posibles riegos a la intimidad.

La ubicación de un punto de acceso WiFi puede calcularse de dos formas diferentes:

  • Estáticamente y una sola vez: Se registran la latitud y longitud exactas de la persona en el momento en que se recibe la señal y así se puede calcular la ubicación de los puntos de acceso utilizando, entre otros datos, la intensidad de la señal.
  • Dinámica y continuamente: los usuarios de servicios de geolocalización recogen automáticamente las direcciones MAC captadas por sus dispositivos WiFi cuando, por ejemplo, utilizan un mapa en línea para determinar su propia posición.

Es importante señalar que los dispositivos móviles no necesitan conectarse a puntos de acceso WiFi para recoger información WiFi ya que detectan automáticamente la presencia de dichos puntos y automáticamente recogen datos sobre ellos.

3. estaciones de base GSM – triangulación

El área cubierta por los diferentes operadores de telecomunicaciones está dividida en bloques, que se conocen generalmente con el nombre de casillas. Para poder utilizar un teléfono móvil o conectarse a Internet mediante un dispositivo de comunicación 3G, el dispositivo móvil ha de conectarse a la antena (denominada «estación de base») que cubre dicha casilla.

Durante todo el tiempo en que un dispositivo móvil permanece encendido, está en conexión permanente con una determinada estación de base y el operador de telecomunicaciones lleva un registro continuo de estas conexiones. Cada estación de base tiene un número de identificación único y está registrada con una ubicación específica.

Este método de posicionamiento da una idea rápida y general de la ubicación, pero no es muy preciso en comparación con los datos GPS y WiFi.

Más información:

Modelo de informe para ayudar a las empresas a realizar evaluaciones impacto en la protección de datos – Agencia Española de Protección de datos Personales.

Dictamen 13/2011 sobre sobre los servicios de geolocalización en los dispositivos móviles inteligentes – Grupo de trabajo del artículo 29 adoptadas el 16 de mayo de 2011.

DataCOVID-19: Vigilancia de datos de teléfonos móviles de ciudadanos en la gestión del coronavirus

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: