A vueltas con el interés legítimo: prueba de sopesamiento de intereses

Como ya vimos en nuestro artículo ¿Cuándo existe interés legítimo para poder procesar datos personales?, el interés legítimo de un responsable del tratamiento, puede constituir una base jurídica para el tratamiento, siempre que no prevalezcan los intereses o los derechos y libertades del interesado.

El Reglamento en materia de protección de datos personales, RGPD o GDPR, por sus siglas en inglés, sigue manteniendo esta prueba de sopesamiento de intereses:

De un lado de la balanza: el interés legítimo perseguido por el responsable del tratamiento o por un tercero

Del otro: los intereses o los derechos y libertades fundamentales del interesado

La aplicación de esta base jurídica, da cabida a una amplia variedad de situaciones, y plantea, una evaluación meticulosa y compleja, en la que se tenga en consideración diversos factores:

  • la previsión de un tratamiento ulterior

El propio RGPD, establece que se deben tener en cuenta las expectativas razonables de los interesados basadas en su relación con el responsable del tratamiento.

Podemos entender que podrían prevalecer los intereses y derechos de los interesados sobre los intereses del responsable del tratamiento, cuando se proceda al tratamiento de los datos personales en circunstancias en las que el interesado no espere razonablemente que se realice un tratamiento ulterior. Si, por el contrario, el interesado puede prever de forma razonable, en el momento y en el contexto de la recogida de datos personales, que pueda producirse un tratamiento posterior, podría prevalecer los intereses del responsable del tratamiento.

  • la intensidad del interés legítimo del responsable

El interés legítimo del responsable del tratamiento puede variar de menor a mayor intensidad entre:

insignificante

ligeramente importante

apremiante

Para que prevalezca el interés legítimo del responsable del tratamiento de datos debe ser necesario y proporcionado con el fin que persigue.

  • la intensidad de la repercusión en los intereses y derechos de los interesados

La repercusión en los intereses y los derechos de los interesados puede ser más o menos importante, y puede variar de:

trivial

significativa

muy grave

Para esta valoración, pdemos también, tener en cuenta otros factores como la naturaleza de los datos personales procesados, la manera en que se tratan y el impacto, tanto negativo como positivo, que el tratamiento podría tener en los interesados.

Siguiendo el razonamiento del Grupo de Trabajo del Artículo 29, realizaremos esta prueba de sopesamiento siguiendo el esquema antes indicado. Así:

El interés legítimo del responsable del tratamiento, cuando es insignificante (menor y no muy apremiante), en general, sólo anula los intereses y los derechos de los interesados en casos en los que el impacto sobre éstos sea trivial.

Por otro lado, un interés legítimo importante y apremiante prima sobre los supuestos en los que el impacto sobre los derechos e intereses de los interesados sea trivial. Este tipo de interés por parte del responsable del tratamiento puede, en algunos casos, justificar incluso una intrusión significativa en la privacidad de los intereses o derechos de los interesados.

Para reducir un impacto indebido sobre los interesados y, por tanto, “inclinar la balanza”, hasta el punto de que prevalezca el interés legítimo del responsable del tratamiento de datos, es importante destacar el papel especial que tienen las garantías. Éstas deben ser adecuadas y suficientes, y deben, incuestionable y significativamente, reducir la repercusión para los interesados.

Ejemplo de garantías adecuadas podrían ser la eliminación inmediata de los datos personales tras su uso, facilitar información adicional, agregación de datos o evaluaciones de impacto.

El uso de garantías exclusivamente no es suficiente para justificar cualquier tipo de tratamiento en cualquier contexto.

Como ya hemos dicho en varias ocasiones, el interés legítimo, es una de las bases legales más polémicas, ya que la prueba de sopesamiento debe hacerse para cada caso en concreto, teniendo en cuenta numerosos factores.

Más información:

¿Cuándo existe interés legítimo para poder procesar datos personales?

Dictamen 06/2014 sobre el concepto de interés legítimo  del responsable de tratamiento de datos de 9 de abril de 2014 por el Grupo de Trabajo del Artículo 29.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: